De Carreras (60 articulo/s)

Enero 2009 - La Transtica - Costa Rica

Cruzar Costa Rica por la selva, desde el Oceano Pacífico al Caribe en 5 etapas de alrededor de 40 kilómetros, ...al menos esa era la idea.

Por: Salvador Calvo

DIA 20: Apenas consigo dormir en el hotel después del jet lag del avión. Son 7 horas de difirencia. Aquí amanece a las 5 de la mañana y ya hace calor. Desayuno a las 7 de la mañana y doy un paseo por la ciudad. A las 15:00 es la presentación de la carrera en el Hotel Presidente con las autoridades (Alcalde de San José, embajador de Francia,….), la prensa, la TV pública del país. Lo cierto es que se lo han currado y hacen un presentación extraordinaria, con muy buenos medios. Ahí estamos ya casi todos los corredores, excepto los de Costa Rica que llegarán esta misma noche. Efectivamente esa noche llegan tres ticos (así se llama a la gente de Costa Rica). Tengo la suerte de compartir habitación con el más original. Se llama Chukua y es un indígena de la tribu de los Cabeca. De hecho habla mejor su lengua nativa, que el español. Ha sido invitado por la organización. Y es una persona un poco retraída (aunque a los pocos días y debido a las palizas verborreicas que le di se le fue perdiendo). Le falta parte del material y le regalo el que a mi me sobra (camel back, zapatillas (aunque parezca increíble), medicamentos, sales minerales,….) DIA 21: Nos levantamos a las 6:30 y vamos a desayunar. A las 8 salimos en bus con dirección al Parque Nacional de Manuel Antonio desde dónde arrancaba la competición. Tardamos unas 4 horas y media en llegar. Hace mucho calor, pero mucho, mucho. Y mucha humedad. Tenemos la comida en un chiringuito a pie de playa y después nos vamos a la habitación del hotel a descansar un poco pues hoy tenemos una etapa prólogo de 5 kilómetros por la playa a las 15:30. Allí estamos media hora antes. El calor es agobiante y la humedad horrible. Estamos sudando antes de salir. El circuito es de tres vueltas totalmente por la playa. Llego el 4º asfixiado por el extremo calor que hay aunque las diferencias de tiempo son muy pequeñas debido a la distancia. (esto te lo cuento a ti , pero creo que es mejor que no lo pongas, allá tu. Pero hay unas chicas que tienen unos pedazo de curvas, que estaría todo el tiempo derrapando y unos pedazo melones, que me hartaría a comer fruta a todas horas….termino mareado) así que voy a la piscina(da gusto bañarse por la noche con este calor) y a la cama a calmar mis malos pensamientos. DIA 22: Nos volvemos a levantar a las 6:30 y a desayunar a las 7. Y como he comprobado, aquí el desayuno típico es el gallopinto (arroz con frijoles). A veces te lo ponen hasta para cenar, pero nos lo pusieron todos los días para desayunar., además de las ricas frutas tropicales que se dan en este país (mango, maracuya, piña, papaya, banana,… todo muy delicioso). A las 9:45 cogemos el bus de la organización que nos trasladará hasta la salida de la 2ª etapa que es a unos pocos kilómetros del Parque. La etapa es de unos 20 km prácticamente llana con algunos toboganes por una pista muy ancha rodeados de bananos, excepto los dos últimos km. Que son por una preciosa senda con dos espectaculares cascadas que nos llevará hasta un “hotelito” (no tiene luz) llamado La Selvita en medio de la selva. La salida de esta etapa se dio a las 12 de la mañana y si ayer hubo calor y humedad hoy no sé cómo explicarlo pero creí que me moría. Necesitaba agua, refrescarme la cabeza cada dos por tres, porque era un calor y una humedad asfixiante. Nunca había pasado antes por nada similar. Me faltaba aire fresco. Tuvimos dos avituallamientos, uno en el km 4 y otro en el 12. Llegué tercero porque me perdí en la senda, pero aún así no me sacaron más de un minuto. Empleé en el recorrido 1h 20’. Después me fui a bañar a las cascadas porque era una delicia para el cuerpo y para el alma. Y se puso a llover. Menos mal. A las 17:15 era la cena pues al día siguiente había que madrugar ya que nos esperaba una etapa nocturna, pues debido a unos derrumbamientos que hubo debido a las lluvias de días anteriores se tuvo que cambiar el recorrido. Dormimos en el porche del “hotel” (es que parecía una cabaña del bosque) allí todos juntos y revueltos (el que pudo) DIA 23: Hoy nos levantan a las 3:30 de la madrugada. Me cago en la leche, yo pensé que iba a hacer fresco pero ya hace calor. En fin, que desayunamos un poco, té, piña,… y nos preparamos la frontal para la salida. Son las 4 de la mañana, completamente de noche y nos dan la salida. Hoy tocan unos 23 km pero prácticamente todos cuesta arriba. Nos advierten que vayamos por el medio del camino, pues en la orillas suele haber serpientes (hay 21 venenosas de las 140 especies que hay en Costa Rica) que salen a cazar ranas durante la noche. Hoy disfruto más corriendo, pues aunque hace bastante calor, a estas horas no aprieta. Había tres avituallamientos, uno en el km 3 otro en el 9 y el último en el 15, pero se equivocaron, ya que un jeep se despistó y nos dejaron sin el segundo avituallamiento, bueno en realidad lo pusieron pero en el km 13, es decir, a dos kilómetros del tercero. Llego segundo a meta tras el francés (Dominique) a tres minutos en dos horas 2 minutos. Desde aquí nos trasladan al “hotel” El Guayabal cerca del pueblo Esperanza, en todo terrenos durante unos 20 minutos. Cómo es muy pronto todavía, desayunamos y después nos dirigimos al pueblo citado para hacer unas donaciones a la escuela y de material médico. Hoy jarrea agua a más no poder. En el pueblo nos dicen que lleva así toda la semana. Y se agradece, al menos yo, pues así refresca el día, pero sigue habiendo calor a pesar de la lluvia. Volvemos a cenar (pescado con huevos, fruta y zumos) pero que bueno está todo. Y a dormir otra vez todos juntos (o sea poco) DIA 24: A las 6 arriba todo el mundo. Y otra vez el gallopinto para desayunar. Subimos al bus que nos trasladará hasta el pueblo de Esperanza, donde estuvimos ayer, y donde es la salida de la cuarta etapa. Y comienzan los handicaps. Nos comunican que hay una tormenta tropical en el país y estamos en alerta roja. Ha habido derrumbes en varias zonas del país y se suspende un tramo de la carrera porque el puente por donde teníamos que pasar se lo ha llevado el río Macho (un puente de 60 metros de largo). No para de llover y un tramo del recorrido se ha convertido en una zona bastante peligrosa, según la organización, pues transcurre por el medio de la selva a través de sendas casi imperceptibles y con un desnivel de bajada muy fuerte, con mucho barro, muchas ramas por los suelos y …,muchos bichos. Finalmente la organización decide que esta etapa no sea competitiva, es decir, se hará pero no contará el tiempo para la clasificación general. Pues vaya faena, para una que me gustaba y se adaptaba mejor a mis características….Al final hicimos la etapa juntos el francés y yo y la verdad es que tampoco era tan peligroso como lo pintaban, aunque acojona un poco porque no sabes donde poner las manos y a pesar de que nos caeríamos unas 10 veces, pero era barro y ramas y te amortiguaban la caida. Eso si, terminé con las manos llenas de sarpullidos y ampollas, porque no se cuantos bichitos me picarían. No paró de llover en todo el recorrido, cruzamos pequeños ríos, y nos pusimos de barro hasta el c….ulo. Cómo la carretera estaba cortada tuvieron que buscar una ruta alternativa y nos llevaron en bus hasta un lugar llamado Pejivalle donde nos alojamos. Aquí también vamos a la escuela a hacer donaciones y nos reciben todos los niños con los maestros. Es emotivo. DIA 25: Otra vez a las 6 arriba y otra vez típico desayuno. Nos dirigimos de nuevo al colegio donde nos hacen una gloriosa y bonita despedida. Hoy tardamos más en salir porque es difícil encontrar una ruta alternativa debido a los derrumbes. La organización trata de buscar algo que no sea por asfalto y finalmente encuentran un bonito recorrido a través de campos de cafetales. Salimos a las 10:30 y curiosamente no llueve pero está todo lleno de barro. En una bajada casi rompo el isquiotibial derecho y me produce un fuerte dolor, pero sigo. Veo al francés que va delante de mi unos 300 metros pero entramos en una zona de caña de azúcar que no me deja ver casi nada. Cuando llego al primer avituallamiento me dicen que voy primero y les digo que el francés iba delante de mi y que se ha debido perder (como asi fue). Yo sigo por una fuerte subida y en un desvío…me pierdo yo también porque alguien ha cambiado las balizas. Después de 10 minutos dando vueltas consigo encontrar el camino justamente cuando venía el segundo (Roiny, el tico). Seguimos los dos juntos y llegamos a la vez a meta. Compruebo el tiempo que pierde el francés y me coloco primero en la general con más de 6 minutos de diferencia. Nos trasladan a San Pablo donde nos vuelven a recibir los niños del colegio con bailes y cantos tradicionales, y donde volvemos a hacer donaciones. Esta noche nos dejan dormir en el colegio. Después de la cena la organización nos habla sobre la etapa y al final al francés no le penalizan con el tiempo que perdió, sólo con 5 minutos y yo que perdí 10 que me parta un rayo. Así que la clasificación da otra vez un vuelco. Ahora se pone primero el francés y yo me pongo a 5 minutos de él. Bueno, pues es la primera vez que veo algo así en mi vida deportiva, pero como he sido invitado no voy a protestar. A mi me gusta correr y perderse forma parte de este tipo de carreras y hay que asimilarlo. Yo me he perdido en bastantes carreras y no pasa nada. Es un ingrediente en las carreras de aventura. Bueno nos vamos a la cama, porque mañana que toca día de descanso y descenso en rafting creo que se va a suspender porque el río Pacuare baja fuera de madre o sea desbordado. DIA 26: Pues efectivamente. La organización ha hablado con los guías del rafting y dicen que es imposible bajar el río, que está con un nivel 5 (el máximo es el 6), por lo que otra vez a correr para no desaprovechar el día. Del desayuno sin comentarios. Continua lloviendo. Nos comunican que en Limón han tenido que desalojar a 40.000 personas y la provincia está inundada. La carretera por la que nos trasladan hasta la salida de esta etapa está cortada por derrumbes. Asi que cuando llegamos al derrumbe nos bajan del bus y nos meten un carromatos (como al ganado,jejeje) hasta la salida, un lugar llamado Alegría (pues según llueve deberían cambiarle el nombre). Salimos bajo una lluvia torrencial, los tres primero km por carretera para después por una pista con continuas subidas y bajadas entre bosques de bananos y cafetales. Hoy no tenía mucha motivación para correr después de la faena de ayer, pero aún así llegué justito detrás del francés. No paró de llover en todo el día, pero aún así era muy agradable correr. Desde la meta nos trasladan en bus hasta Limón y donde nos quedamos a dormir. DIA 27: La etapa de hoy debía haber sido de 40 km, por la playa, desde Limón a Puerto Viejo, pero la tormenta tropical hizo desaparecer la playa. Asi que nos llevan hasta donde quedaba la poca playa que resistió el temporal para hacer el último tramo de esta aventura. Pero la distancia no llegaba al kilómetro. Eran unos 800 metros por lo que decidimos hacerla todos juntos, organización y corredores, terminando en Puerto Viejo y finalizando esta agitada aventura. Ha merecido la pena. Una experiencia distinta que me gustó porque combinaba la carrera de aventura con una ONG que ayudaba a los más necesitados. Finalmente mi botiquín, mis zapatillas, mi ropa,…fue a parar a manos de alguna de estas personas y eso es mucho mejor premio que el segundo puesto ocupado en la general.