De Carreras (61 articulo/s)

Junio 2011 - Madeira Island Ultra Trail 2011

Cronica de la carrera de Ultra de Madeira vivida por Roberto y sus amigos

Por: Roberto Carril Comesaña

Madeira Island Ultra Trail 2011 Una Aventura en Madeira… Viernes 13 de Mayo, comienza mi aventura, salgo desde Vigo a Oporto para coger el vuelo que me llevará hasta la Isla de Madeira para participar en el Madeira Island Ultra Trail, en el itinerario de 57 Kms. , ya que hasta ahora mi máxima experiencia llegaba hasta los 42 kms. , por lo cual me decido a ir subiendo kms. ,escalonadamente a ver como lo aguanta mi cuerpo. Llego al aeropuerto de Funchal y me encuentro con Anaime, quien será mi compañero de habitación y de aventuras aunque él participa en el recorrido de 100 kms., nos dirigimos al punto de reunión y control de participantes en Porto Moniz, durante el camino vamos admirando las impresionantes masas de vegetación, agua, montañas, quedamos maravillados, nos recuerda a parque Jurásico. Al llegar empezamos a ver caras conocidas, Moutinho, que nos saluda como nos tiene acostumbrados con gran simpatía y amabilidad, saludamos y hacemos as el control de inscripciones y material obligatorio, luego cervecitas con algunos participantes y miembros de mi equipo, Lolo, Manu, Agustin, también con otros amigos como Nacho, Diego, etc., quedamos algunos para cenar juntos, en la cena hablamos de todo un poco y como no de como vemos la carrera, hay nervios, unos más que otros, a la cama que quedan pocas horas, preparamos todo y a dormir, suena el despertador a las 5 am y se oye un viento fuerte, nos decimos que pereza, Anaime se prepara es su hora, al rato le sigo para ver la salida de la carrera de 100 kms. Poca gente en la salida, fotos, últimos consejos , no hace frio pero está el cielo cubierto y con niebla, llegó el momento a las 6 am se da la salida, empiezo a sentir que ahora me toca a mí, me voy al hotel a prepararme, en la habitación yo solo pienso muchas cosas y como llegue hasta aquí, salgo a coger el bus que nos llevará a la salida en el pueblo de al lado, nos recoje el bus y allá vamos, está amaneciendo, llegamos al punto de partida y preparan la salida, se acerca la hora, muchos nervios por qué no me gusta el lugar, tiene unas rampas inclinadísimas, son las calles de este pueblo marinero, ahora ya está no le doy más vueltas pienso en que quiero ya salir y que sea lo que Dios quiera, se acerca el momento, veo a los compañeros de carrera y saco algunas conclusiones por su físico y su indumentaria, pero no me fio. A las 8 se dá la salida ya es de día pero hay niebla y viento, allá vamos salgo en el grupo de los primeros, se adelantan 4, voy a la par con otro, acaban las calles del pueblo, entramos en un sendero empedrado y con escaleras, llevo tres delante y uno cerca detrás, comienza la dura ascensión, entramos en un bosque de Laurisilva muy frondoso pero el mismo tipo de suelo todo escalones de piedra, así casi 8 kms de durísima ascensión, siempre pegado a los talones de los dos que me preceden y que marcan un durísimo ritmo, a veces se me escapan, son dos portugueses, el delante de ellos llevan a otro portugués pero que ya no le vemos va a muerte, miro para atrás a pesar de que me digo a mi mismo que no lo haga que no me preocupe que es pronto todavía, mi sorpresa es que no veo a nadie, me doy cuenta del ritmo frenético que llevamos, empezamos a ver algo de claridad pero sigue la niebla y llegamos a la zona un poco más llana, alivio, ha pasado lo peor me digo, empieza el llano y algo de bajada y se me van los de delante ya no les veo, ahora voy solo y con miedo a perderme voy fijándome mucho en las cintas, mi cabeza empieza a soñar, voy cuarto, ya muy satisfecho, esto promete, llego a una zona de carretera y consigo ver a los de delante, se equivocan y les paso, llego al avituallamiento de segundo en la general, viendo esta situación paso el chip y no tomo nada, sigo y al rato me pillan de nuevo, ahora nos vamos alternando las posiciones. Toca una bajada rápida y peligrosa, empiezo a tener contacto verbal con ellos, vamos conociéndonos, llegamos al segundo control y avituallamiento, allí paramos los tres, salimos todos juntos de nuevo y entramos en el túnel de 600 metros, alucinante, al salir comienza una zona de vereda por entre arbustos y levadas, vuelen a imprimir un ritmo alto, me cuesta seguirles pero no quiero perderles de vista, como puedo aguanto, llegamos de nuevo a una carretera, seguimos las cintas de balizamiento aunque es difícil ya que hay mucha niebla y tienes que fijarte mucho en los postes, pasamos por una zona donde hay una valla y una escalera rustica para pasar, pero no le hago mucho caso y seguimos, después de una rato nos pasa un coche, los portugueses le saludan, parece que le conocen, empezamos a ponermos nerviosos ante la posibilidad de habernos perdido, no vemos las cintas de baliza hay mucha niebla, contactamos con el primer clasificado y duda también, de repente aparece el coche antes mencionado y el tio nos dice como cabreado que nos hemos pasado la cinta y el lugar correcto, nos recoje y nos lleva hacia atrás y nos muestra el lugar y que casualidad es donde yo me había fijado, la dichosa escalera y juraría que allí no había el cartel y la flecha que ahora veíamos, mosqueo general, perdimos unos 20 minutos y empezamos a pensar si nos habían adelantado alguien más, pero cojimos una buena ventaja en la subida y durante los siguientes kms. No alcanzamos a nadie y descartamos que nos hubieran adelantado, así pues seguíamos igual el primero se volvió a escapar y yo seguí con los otros dos, a partir de ahora y sin referencias de kilometraje, lo pasamos mal, solo teníamos referencias de kms. Entre los avituallamientos y esto te descolocaba, el tiempo corría y el siguiente avituallamiento se hacía esperar, el recorrido iba en descenso pero con picos de subidas cortas que te hacían andar y cortar el ritmo, yo particularmente llevaba muy bien el tema de hidratación, no sentía molestias musculares, iba perfecto, a veces notaba un pinchazo en el gemelo y una piedrita en la planta del pie pero ni de broma iba a parar, sabía que cerca teníamos a los perseguidores, mi cabeza iba en tensión entre no parar y que tenía pódium seguro ya que el primero era veterano y los dos que venían conmigo eran senior, iba flipando, así llegamos a duras penas al ultimo avituallamiento, paramos un rato más de lo que habíamos parado antes, de nuevo subidita cabrona, aquí uno de los portugueses empezó a tirar y no le seguimos, decidimos hacer el resto a nuestro ritmo, quedaban unos 10 kms., empezamos a hablar de la llegada jejej, teníamos pódium seguro así que solo quedaba luchar por el tercer puesto, yo le ví más fuerte a él y ante un sprint él estaría delante así que decidimos no luchar, yo le cedería el tercer lugar, para mí el lo merecía más desde el principio impusieron un ritmo duro y podrían haberme dejado tirado, seguimos adelante y ya agotados y con ganas de acabar, yo muy nervioso y eufórico, no quería que se me escapase la oportunidad de hacer realidad un sueño, con estas entramos en una zona de levadas y donde se podía correr a buen ritmo, llegamos a un cruce y sin mirar giramos a la izquierda, bajamos unas escaleras y una zona de casas, llegamos ala carretera y nada de ninguna señal, estaba en ese momento pasando un rally de coches, nervios, desesperación de todo se me fue mi sueño al garete, estaba muy enfadado, llamamos a la organización y mientras mi compañero hablaba yo volví hacia atrás escaleras arriba y mierda allí estaba la baliza y la flecha que apuntaba para donde habíamos bajado pero de frente había otra baliza que continuaba por la levada, de donde no teníamos que haber salido, la flecha estaba torcida y mal colocada, seguimos pero yo muy cabreado, no sabía si nos habían pasado habíamos perdido otros 10 minutos, así las cosas llegamos a duras penas a la carretera, pero todavía quedaba un descenso de unos kms. Por asfalto y cemento y con mucho desnivel, ya no podíamos con el alma pero ya nos veíamos vencedores, entramos en sun sendero de empedrado y ya por fin las calles del pueblo, ya veíamos la meta a lo lejos, entonces a unos doscientos metros mi compañero Miguel Çonsalves empieza a sprintar y yo lo dejo ir ya sin fuerzas solo pensando en la gloria del momento, por fín el arco del triunfo de Salomon y yo alzando los brazos en señal de victoria, si fuese cual fuese el puesto en ese momento la victoria había sido el que llegara hasta allí lo demás vendría añadido a mi felicidad, en ese momento cuando hago el ultimo chip me informan que soy sexto en la general y no cuarto como pensaba, pero segundo en Veteranos, sí ,nos habían pasado dos participantes cuando nos habíamos perdido la primera vez, estábamos confusos por que en ningún momento en los avituallamientos ningún voluntario nos dijo que llevaramos a dos por delante de los que iban con nosotros, a mí ya no me importaba nada, solo que era inmensamente feliz y que iba a compartir esta felicidad con mi familia y todos los que me conocen y me apoyan, gracias a todos esta victoria va por vosotros. También felicitar al resto de compañeros y amigos, Lolo, Anaime, Manu, Nacho, Sergio, por sus logros en la carrera de 100 kms. Y por haber podido disfrutar y compartir un fin de semana tan inolvidable y que recordaré para siempre. Roberto Carril Comesaña. Corredor de Montaña.