Runnner's World (20 articulo/s)

Enero 2007 - Maraton en Senegal

Cronica de la Marathon D'afrique, una maraton tradicional en Senegal que no tiene nada de tradiciona.

Titular :Maratón D´Afrique Subtítulo: Una carrera con la distancia de un maratón tradicional en mitad de la sabana africana, una oportunidad única para iniciarse en las carreras de aventura. Texto: Una primera edición de una carrera es siempre una buena oportunidad para vivir experiencias únicas. La organización prácticamente nueva, el recorrido a estrenar, y en general el desarrollo de una prueba que se desenvuelve por primera vez en ese entorno. Una primera edición en África, es aún mas emocionante ya que entra el factor del exotismo y la relación con la población local. En este caso, la carrera discurre en medio de la sabana africana, rodeados de acacias y baobabs, en los alrededores de Saint Louis du Senegal, la segunda ciudad mas importante de Senegal y en la frontera norte de este país con Mauritania. La organización ZITOWAY, cumple como siempre con sus niveles de calidad, no solo en cuanto a la organización técnica de la prueba en si sino que con la ayuda de TERRAMIA, una agencia especializada en viajes a competiciones deportivas el viaje se convierte en una magnifica experiencia. La salida se hace desde Milán a primera hora de la mañana del miércoles 6 de diciembre, y se llega Dakar a mediodía, allí se coge un autocar que realiza la transferencia a Saint Louis donde se llega ya de noche ya que aunque esta a unos 280 Km. las carreteras africanas , ....digamos que hay que tomarlas con calma. Al día siguiente hay una salida a uno de los parques naturales de la zona, La Langue Du Barberie, en donde se plantea una tranquila jornada de descanso en un entorno de playa. Saint Louis esta construido en una larguísima lengua de arena a la desembocadura del río Senegal por lo que el entorno es espectacular. Al regreso, a primera hora de la tarde se entregan los dorsales y después de un pequeño briefing, una magnifica cena a las orillas del río y a descansar para la carrera. Con un pequeño transporte de unos 20 kilómetros llegamos al punto de salida donde hay organizado un catering que vendrá muy bien a la llegada. Un reducido grupo de corredores tomamos la salida y comienza la aventura. El terreno es bastante arenoso y eso pasará factura los últimos kilómetros. En general casi todos corremos ligeramente fuera del camino, ya que la poca vegetación hace que nos hundamos menos y es ligeramente mas cómodo, la pega es que hay que tener mucho cuidado con unos pequeños arbustos espinosos que se empeñan en arrancarte la piel a tiras.... Vamos recorriendo los kilómetros y pasando por pequeñas aldeas en las que sus habitantes nos esperan con cara de sorpresa y nos animan bailando y cantando de forma contagiosa. El paisaje de la verdadera sabana africana se va desenvolviendo delante nuestro y aunque nos han dicho que no es posible encontrarse con fauna salvaje, parece que aparecerá una manada de jirafas o elefantes en cualquier momento. El sol, oculto tras las nubes a primera hora hace su aparición y empezamos a gastar crema de protección a manos llenas. Por fin llegamos a la media maratón en donde han dado la salida hace poco y esta bastante tranquilo. Un rápido avituallamiento, unas pastillas de sal, y seguimos en busca del muro. Un camión 4x4 con los acompañantes, así como quads de la organización siguen la carrera de cerca y nos animan con frecuencia, de manera que siempre hay alguien cerca en caso de necesidad. En una carrera de este tipo el clásico muro es mas alto y mas grande de manera que a partir del kilómetro 25, los ritmos bajan considerablemente y acabar la carrera vale mas que lo que diga el crono, de manera que lo tomamos con calma y caminando en las zonas con la arena mas profunda y corriendo el resto logramos el objetivo, cruzar el arco de llegada. Terminar una maratón normal es emocionante, pero terminar una carrera de aventura desde mi punto de vista es un punto mas allá, la conclusión de un sueño y la apertura a un mundo de posibilidades. Esa noche se entregan los premios en una breve ceremonia y al día siguiente, después de una visita al fantástico Parque Nacional de Djoudj se inicia el largo camino de regreso. Por Carlos García Prieto / Fotos: Terramia